Virgil van Dijk: la esperanza de Anfield

Cada vez que se realiza un traspaso multimillonario son muchas las dudas que caen sobre el jugador en cuestión. ¿Acaso vale lo pagado ?¿Rendirá como en su anterior equipo? ¿Podrá soportar la presión de lo desembolsado?

Esas y algunas preguntas más se hacen a medida que se van confirmando los fichajes, y el caso de Virgil van Dijk no es diferente. El defensa holandés fue transferido del Southampton al Liverpool este mercado invernal por nada más ni nada menos que 80 millones de euros, siendo el defensa más caro en la historia del fútbol mundial.

Vaya presión para el jugador de 26 años que comenzó su carrera en el humilde Willem II de su país para pasar por Groningen, Celtic, Southampton y recalar en uno de los gigantes de Europa: Liverpool.

Demostrando grandes actuaciones la temporada pasada para los Saints, llamó la atención de varios grandes de Inglaterra que posaron los ojos sobre él, aunque su última lesión en el tobillo que lo dejó casi tres meses fuera hizo dudar a más de un directivo con su fichaje. Pero si había algo que tenían en claro los ojeadores del holandés era que en cuanto a rendimiento van Dijk es de los defensas top del continente.

En Liverpool lleva jugados 3 partidos por Premier, sin goles; dos por FA Cup con un gol; y uno por Champions, frente al Porto por la ida de octavos donde su equipo goleo a domicilio 5-0.

Es indudable que Jürgen Klopp, su actual entrenador, vio que a su once inicial le faltaba solidez defensiva, y no dudó en dejar ir a una de sus figuras como era Philippe Coutinho, para poder utilizar parte de ese dinero (160 millones) y fichar al internacional con Holanda.

El zaguero tiene mucho por demostrar aún en Anfield, pero lo mostrado es esperanzador. Liderazgo y buenas actuaciones a partes iguales. Klopp ya tiene su líder defensivo. Y con este no hay dudas. Este siempre cumple.