Se retira el último soldado de Ferguson

Michael Carrick es el último sobreviviente de aquel gran equipo de Alex Ferguson que supo ganar todo en 2008. Luego de una prestigiosa carrera, siendo internacional con los Three Lions, el mediocampista central tomó la decisión de colgar los botines al final de la presente Temporada. Unos problemas cardíacos lo marginaron en la cumbre final de su vida futbolística y a los 36 años supo ponerle freno a la actividad profesional pero no a su vinculación con el Manchester United: Mourinho desea contar con él para su cuerpo técnico

En el año 1997, Michael Carrick abandonaba Wallsend (noreste de Inglaterra) para irse a Londres. Allí lo esperaba West Ham para seguir formándolo como jugador. Esto, involuntariamente, causó un gran impacto en quien sería su entrenador y el responsable de su exitosa carrera: Alex Ferguson. El mítico ex entrenador escocés, declaró que le llamó mucho la atención ese cambio rotundo: “Eso te indicaba que el chico tenía toda la confianza que iba a lograrlo. Para un joven de 16 años, emigrar de Newcastle al este de Londres es un camino difícil y eso me impresionó”.

En los Hammers fue parte del equipo que conquistó la FA Cup juvenil en 1999. Luego fue cedido a Swindon Town y Birmingham City, sin pena ni gloria. Los problemas físicos hicieron que no se pueda asentar como titular hasta la Temporada 2000-01, donde empezó a demostrar su mejor versión, siendo nominado entre los mejores jugadores jóvenes del año en la Premier League. Pero West Ham descendería dos años después y, al no poder volver de inmediato a la elite, otro Club de Londres le abrió las puertas: Tottenham Hotspur. “La verdad es que no siento que pueda jugar en First Division (denominación de la segunda categoría) por mucho tiempo”, fue la frase que lanzó luego del intento fallido de los Hammers por ascender.

Los Spurs lo ficharon por 4 millones de euros y, al igual que en West Ham, no comenzó de la mejor manera. Los rumores indicaban que no era del agrado del entrenador Jacques Santini y que había llegado por petición del director de fútbol del Tottenham, Frank Arnesen. Pero luego con el arribo de Martin Jol como director técnico, empezó a demostrar con actuaciones de calidad. Sin embargo, poco iba a durar. Porque Alex Ferguson lo estaba siguiendo desde cerca. Su mejor desempeño fue en la última Temporada, cuando concretó más pases que cualquier otro jugador de su equipo y entró en el podio de asistidores también.

En 2006, se produjo un quiebre en su carrera, cuando Manchester United lo fichó por 27 millones de euros, para reemplazar a Roy Keane. Y con los Red Devils fue leyenda absoluta. Pudo mostrar sus mejores versiones como futbolista, llevándolo a ser internacional con Inglaterra y luego capitanearla también. Fergie lo potenció y en un equipo rodeado de estrellas como Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney, Carlos Tévez, Paul Scholes, Rio Ferdinand y Edwin Van der Sar, entre otros, y se transformó en un muy buen mediocampista central en un todoterreno elite.

En un equipo que pasó a la historia, por haber conquistado toda competición que tuvieron, Carrick fue una pieza fundamental. Hoy es el último sobreviviente de aquel plantel que parecía invencible. Le tocó perder finales también, soportó las transiciones, cambios de entrenadores, objetivos no logrados, pero nunca decidió partir. Es por eso que está quinto en la tabla de jugadores con más partidos jugados. Son 463 hasta hoy, sólo superado por Wayne Rooney, Gary Neville, Paul Scholes y Ryan Giggs.

Además de sus 23 goles, lo que resalta es su gran comportamiento dentro del campo. A pesar de ser un mediocampista central (últimamente actuó también como defensor central), sólo ha sido expulsado una vez en toda su carrera y ha sido por doble amarilla en una victoria ante el AC Milan en 2010. Ferguson siempre fue un gran admirador de él y en 2014 declaró: “es el mejor mediocampista central inglés”. También destacó la seguridad y confianza que tuvo al ficharlo: “Desde el primer minuto que lo fichamos, su carácter fue excepcional. Combinado con su gran habilidad, le dieron la certeza de ser sumamente exitoso en el United”. Y vaya si lo fue: 5 Premier Leagues, 1 FA Cup, 1 Champions League, 1 Mundial de Clubes, 1 UEFA Europa League, 3 Copas de la Liga y 6 Community Shields son los trofeos que hay en la vitrina de Michael.

Su presente se vio perjudicado por cuestiones físicas. A pesar de haber sido nombrado capitán al comienzo de Temporada, después del partido contra Burton Albion, el 20 de septiembre de 2017, se alejó de las canchas por una irregularidad cardíaca. Comenzó a entrenar nuevamente en noviembre y volvió el 26 de enero de 2018 contra Yeovil Town por FA Cup. Un puñado de encuentros y de entrenamientos con el grupo, lo llevaron a tomar la decisión de abandonar el fútbol. Sin embargo, Mourinho lo quiere junto a él: “El club estaría muy contento de que él entrara a forma parte del cuerpo técnico. Yo también estaría muy feliz de que él hiciera eso. Espero que se una”. Lo cierto es que cuando acabe la Temporada, Carrick dejará la actividad pero su nombre quedará estampado por siempre en Manchester United.