Santi Cazorla empieza a ver la luz al final del túnel

Desde el 26 de octubre llevaba Santi Cazorla sin pisar un terreno de juego. Fue frente al Ludogorets búlgaro en la Champions League. Desde entonces, ha pasado un año y medio hasta que le hemos vuelto a ver sobre el verde. Aunque no ha sido para jugar, pero el simple hecho de verle trotar es motivo de alegría. En la previa de la semifinal Arsenal – Atlético de Madrid de la Europa League se pudo ver al español haciendo ejercicios de carrera continua y de entrenamiento en el Emirates. Sin duda, ver al bueno de Santi ejercitarse sobre un terreno de juego da esperanzas de que algún día pueda volver a jugar al fútbol.

Su calvario con las lesiones comenzó en un España – Chile disputado el diez de septiembre de 2013. En aquel encuentro sufrió un golpe en el tobillo que le provocó una fisura en el hueso. La lesión tenía difícil solución y Cazorla tenía que jugar infiltrado y con un tremendo dolor. Por si fuera poco, en 2015 tuvo que ser operado del ligamento externo de su rodilla izquierda. Un año después tiene que ser operado del tendón del tobillo de su pie derecho. En teoría en un mes estaría recuperado, pero al quitarle los puntos la herida se le abría una vez tras otras. La herida no cicatrizaba  y tuvo que ser operado ocho veces en un año, sin ni siquiera saber si algún día podría volver a caminar con normalidad.

El resultado de tantas operaciones sin cicatrizar en condiciones fue una enorme infección que le dañó el hueso calcáneo y le hizo perder ocho centímetros del tendón de Aquiles. Finalmente en España se le pudo reconstruir el tendón, implantando un trozo de piel del brazo, pero es ha sido la única manera para reconstruir el tendón de Cazorla y que cicatrizara.

Con la herida por fin curada, Santi ya ve la luz al final del túnel. La mejor muestra es el ratito que le vimos sobre el césped del Emirates corriendo. Él nunca ha querido dejar el fútbol. No se ha rendido, ha luchado hasta el final, y ahora, podría volver. Tiene contrato hasta junio de este año con el Arsenal pero si se encuentra bien podrían renovarlo. Ya sea en el conjunto ‘gunner’ o en otro, verle jugar de nuevo, después de diez operaciones y el auténtico calvario por el que ha pasado, sería una grandísima noticia para el mundo del fútbol.