Los renglones torcidos del Wigan Athletic

Era el 11 de mayo de 2013 el día señalado para la final de la FA Cup que iba a enfrentar a Manchester City y Wigan. El estadio de Wembley acogía por primera vez a los Latics en el partido decisivo de la copa más antigua del mundo del fútbol. El Wigan estaba luchando por no descender de la Premier a la que había llegado en el 2005 por primera vez en su historia, pero aquel día los chicos de Roberto Martínez se empeñaron en hacer algo grande.

El once para la historia estuvo formado por Joel Robles en portería, Boyce, Scharner, Alcaraz y Espinoza en defensa, McArthur, McCarthy, Gómez, McManaman y Maloney en el medio y Arouna Koné como delantero. El partido estuvo realmente disputado, con ocasiones de gol para ambos equipos. En el minuto 82, el árbitro expulsaba a Pablo Zabaleta y el Wigan veía su sueño más posible. En el minuto 91 Shaun Maloney sacaba un córner cerrado al primer palo y Ben Watson, que había entrado el el minuto 80, lo cabeceaba a la red para poner el 1-0 definitivo.

 

El Wigan alzó la copa al cielo de Londres, alcanzando el mayor éxito deportivo de su historia.

Pero poco duraría la alegría. Tres días después de la final el Arsenal le endosaba un 4-1 que suponía el descenso de categoría. Roberto Martínez creyó con buen juicio que su ciclo se había terminado y puso rumbo al Everton, siendo Owen Coyle su sustituto. En su condición de campeón de copa, al Wigan le correspondía por derecho disputar la UEFA Europa League al año siguiente, con el equipo en Championship. Quedaron encuadrados en el grupo D junto al Zulte Waregem, Maribor y Rubin Kazan.

El equipo inició su andadura europea con un empate a cero en Bélgica contra el Zulte Waregem. El siguiente partido sería en casa contra el Maribor, logrando una gran victoria por 3-1. Nick Powell tuvo el honor de ser el primer goleador europeo del club con un tanto conseguido en el minuto 22. El siguiente partido lo empataba a 1 contra el Rubin Kazan, pero perdió los tres siguientes y clasificó último de grupo con 5 puntos. El infernal calendario de Championship sumado a la competición europea fue demasiado para el Wigan. La aventura europea se había acabado.

Pero la FA Cup todavía le tenía reservada otra alegría. El 9 de marzo de 2014 eliminaba al Manchester City en cuartos de final al vencer por 1-2 en el Etihad. En semifinales el Arsenal le eliminaba en los penaltis tras empatar a uno en el partido. A partir de ahí, todo cuesta abajo.

Tras una gran temporada 2013-2014 en Championship, su quinta plaza le daba derecho a jugar el playoff de ascenso, pero el Queens Park Rangers los eliminó. El sueño de volver a la Premier se esfumaba delante de sus ojos, Lo que no sabían era que nunca más iban a estar tan cerca. 

La siguiente temporada acabaron penúltimos en segunda división, bajando a League One. Era el segundo descenso en tres años, esta vez provocado por la falta de estabilidad institucional y deportiva, con varios entrenadores distintos a lo largo del curso. La temporada el League One fue muy exitosa, logrando proclamarse campeón ,con un Will Grigg en plan estelar marcando 25 goles. Regresaban a Championship, pero volvieron a acabar penúltimos, de nuevo de vuelta a la tercera división, categoría que disputan en la actualidad.

Hoy, Wigan y Manchester City vuelven a verse las caras en la FA Cup. 5 años después de aquella memorable final la situación de uno y otro es diametralmente opuesta. El City es el equipo más en forma de Inglaterra, líder destacadísimo en la Premier y uno de los candidatos a proclamarse campeón de la Champions. Por su parte, el Wigan es segundo el League One, luchando para volver ascender a la segunda división y enderzar el rumbo tras años convulsos en lo deportivo y lo institucional.

Si algo hemos aprendido de la copa inglesa es que no hay rival pequeño jugando eliminatorias a partido único. Múltiples son los casos en que equipos menores apearon a equipos Premier del cuadro copero, pero si el Wigan elimina hoy al City estaremos ante un milagro tan improbable como aquel que se produjo el 11 de mayo de 2013.