«Guau, Jack ha vuelto»

Jack Rodwell ya conoce la intención del Sunderland, que quiere romper su contrato de £ 70,000 por semana y está dispuesto a irse a un nuevo club: «No se trata de dinero, tengo que jugar. Quiere que la gente diga: «Guau, Jack ha vuelto». Él quiere que su hijo crezca y lo recuerde como el futbolista que jugó partidos, anotó goles y ganó trofeos.

«Quiero que Hudson se sienta orgulloso», dice Rodwell sobre su hijo de dos años. «Quiero que me vea jugar, disfrutar de venir a los partidos».

Rodwell era un joven mediocentro inglés de 16 años cuando se convirtió en el debutante europeo más joven en la historia del Everton. Él era, como todos decimos, un futuro capitán de Inglaterra y su oportunidad internacional llegó a los 20 años. Le siguió un cambio de club, un traspaso de £ 12 millones al Manchester City y con él, un título de la Premier League. En sus dos campañas en los ‘citizens’ sólo participó en 16 partidos de Premier League, que lo volvió a traspasar en 2014 por alrededor de £ 10 millones al Sunderland, donde se consumó su decadencia.

Jack no entra en los planes del primer equipo de Chris Coleman y acepta que su tiempo en el equipo colista de la Championship haya terminado y, dado el actual estado financiero del club, están dispuestos a dejarlo marcharse libre.

Consolidado como una vieja promesa, Jack Rodwell aún se siente joven y no es para menos, a sus 26 años, Rodwell busca volver a la élite y ser convocado con la selección. Fue tres veces internacional con Inglaterra, pero no volvió a jugar y ahora cree que aún es posible.