Familia, Mundial o ambas. La historia de Delph

Hoy, con el Mundial de Rusia 2018 a punto de comenzar os traemos una historia realmente curiosa, la de un jugador inglés convocado para disputar la máxima competición futbolística del mundo que se va a tener que enfrentar a un serio dilema. 

Para un futbolista de élite poder disputar una Copa del Mundo representando a su país es la cumbre de su carrera deportiva, lo máximo a que se puede aspirar en esa profesión. Ser convocado significa que el seleccionador te considera entre los mejores 23 jugadores de tu país, un gran honor, pero en el caso que hoy nos ocupa se enfrentan las dos vertientes de la vida de un futbolista, la profesional y la familiar.

Fabian Delph (Bradford, 1989) saboreará este verano por primera vez lo que es jugar un Mundial. El polivalente jugador ha realizado una temporada excelente con el Manchester City y ha visto recompensado ese buen hacer por parte de Gareth Southgate, técnico de la selección. En el ámbito familiar, Delph es padre de dos hijos junto con su esposa Natalie y están esperando el nacimiento de su tercer retoño, previsto para finales del mes de junio.

Y he ahí el problema. Inglaterra iniciará su participación mundialista el 18 de junio frente a Túnez, continuará el día 24 con el partido frente a Panamá y finalizará el 28 contra Bélgica en Kaliningrado. El nacimiento del hijo de los Delph está previsto para el día 30 junio, dos días después de ese partido y Fabian no piensa perdérselo.

Así lo ha declarado recientemente:

No hay nada más importante que la familia para mí. La familia siempre es lo primero y siempre lo será.

Con estas declaraciones ha dejado muy claro que si tiene la oportunidad de coger un avión y asistir al nacimiento de su tercer hijo no lo dudará un segundo y acompañará a su esposa en el feliz acontecimiento, aún con el Mundial en juego.

Cabe la posibilidad de que Inglaterra sea eliminada en fase de grupos y Delph ya no sufra ningún tipo de dilema, pero si se clasifican para octavos de final el partido se jugaría el día 2 o 3 de julio dependiendo de si son primeros o segundos de grupo, por lo tanto tendría el tiempo justo para viajar desde Rusia a Inglaterra y regresar tras el alumbramiento. El factor geográfico ha jugado en este caso a favor del bueno de Fabian ya que entre la parte occidental de Rusia y las islas británicas hay aproximadamente cuatro horas de avión, lo que posibilitaría el viaje. Si el Mundial se disputase en otro continente sería misión imposible.

¿Y que opina el seleccionador Southgate de todo esto? En palabras del propio Delph:

No estamos 100% seguros de que se pueda hacer teniendo un partido el día 28 pero podría existir la posibilidad de coger un vuelo y volver rápidamente. Gareth ha estado fantástico, sabe lo importante que es la familia y me ayudará en todo lo posible.

 

Parece pues que si todo va según lo previsto el jugador del City podrá compaginar sus dos vidas y estar presente en un acontecimiento tan importante en una familia. Preguntado sobre cómo se tomaría su esposa que no pudiese asistir al parto, Delph respondió lo siguiente:

Si tengo la oportunidad de volver, volveré, pero si finalmente no puedo no pasa nada, ella es dura, es una mujer de Yorkshire, se encargará de ello sin problema.

Esperemos que todo transcurra sin incidencias y Fabian Delph pueda desempeñar un gran papel en el Mundial y al mismo tiempo ver venir al mundo a su tercer vástago.

Como reflexión final, un vídeo del entrenador de baloncesto Sarunas Jasikevicius exponiendo claramente su opinión sobre este tema en una rueda de prensa, ya que uno de sus jugadores vivió una situación idéntica en el transcurso de un importante torneo que jugaba su equipo.