Emmanuel Eboué: «Lo que más quiero es volver a jugar al fútbol»

Emmanuel Eboué decidió abandonar la actividad profesional a fines de marzo de 2016, por problemas personales. Un divorcio, el alejamiento de sus hijos y la economía delicada lo dejó al defensor africano en una situación difícil, que lo llevó a pensar incluso en quitarse la vida. A los 34 años, busca reinventarse volviendo a jugar al fútbol, dondequiera que sea.

El ex defensor tuvo un gran paso por la Premier League, defendiendo la camiseta del Arsenal desde 2005 hasta 2011. En los Gunners disputó 215 partidos y marcó 11 goles. Con el conjunto londinense, llegó a la final de la UEFA Champions League, la cual perdió a manos de Barcelona en 2006. Luego fue vendido a Galatasaray, donde permaneció cuatro años. 101 encuentros y 10 tantos fue su aporte para el Club turco, con el que consiguió 5 títulos. A partir de 2015, todo empezó a desmoronarse.

El marfileño, en diálogo con la televisión francesa (Canal+), manifestó: “Lo que más quiero es volver a jugar al fútbol una vez más. Todavía poseo la habilidad para hacerlo”. Su último Club fue Sunderland, en 2016, donde apenas disputó un encuentro para la sub-23. Asímismo, aseveró que no le interesa el destino: “Incluso jugaría en lugares como Baghdad o Pakistán, sólo para jugar fútbol. No me importa dónde”.

Por último, aseguró: “No tengo a nadie a mi lado hoy en día. Me siento abandonado. Solía llevarme bien con mis hijos y mi familia, y ahora estoy completamente sólo”. Su ex esposa Aurelie se quedó con todos sus ingresos y la tenencia de sus niños, quedando inhabilitado para visitarlos desde el alejamiento en junio del año pasado. Cuando muchos futbolistas presencian la soledad por el ritmo de vida que conlleva este deporte, Eboué encuentra el fútbol como acompañante y solución ante el desconsuelo.

Emmanuel, además fue internacional con Costa de Marfil desde 2004 hasta 2013, participando en 78 partidos y marcando 3 tantos. Jugó dos mundiales: Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, donde su Selección fue eliminada en fase de grupos en ambas ediciones. Además, en 2012 fue finalista de la Copa Africana de Naciones, cuando perdió por penales ante Zambia.