El sustituto de Bilic será Moyes

La etapa de Slaven Bilic al frente del West Ham ha llegado a su fin. Ya la pasada temporada estuvo muy cuestionado, y durante el pasado verano se especuló con la posibilidad de que no continuase al frente de los hammers. Ahora, tras la contundente derrota por 1-4 frente al Liverpool, ha sido cesado. 14 partidos ha dirigido esta temporada (11 de Premier y 3 de Carabao Cup) con un balance de 5 victorias (3 de ellas en el torneo de Copa), 3 empates y 6 derrotas. Actualmente el West Ham ocupa puestos de descenso, con 9 puntos, 11 goles a favor y 23 en contra.

En el pasado mercado veraniego, David Sullivan (accionista mayoritario y presidente del club) invirtió en torno a 40 millones de euros en los fichajes de Chicharito, Arnautovic, Haksabanovic y la cesión de Joe Hart. Zabaleta también llegó como agente libre para ofrecer veteranía y consistencia a la línea defensiva. Un portero de primer nivel, un delantero contrastado y un extremo en el mejor momento de su carrera (28 años) que conocía perfectamente la competición tras sus temporadas en el Stoke parecían sobre el papel tres incorporaciones de lujo que, junto con lo que ya tenía, hacía del West Ham un equipo con mimbres para competir por los puestos europeos. Sin embargo, con ellos o sin ellos, el West Ham no ha terminado de arrancar. Más allá de actuaciones individuales, a nivel colectivo el equipo no ha encontrado las rutinas ni los mecanismos para competir. Bilic ha probado jugar con 3 centrales y dos carrileros, ha jugado con uno o con dos delanteros, con dos o con tres centrocampistas… Ningún esquema parece haberle funcionado. Pero más allá del dibujo, la sensación que ha transmitido el West Ham es de no tener claro exactamente qué quiere hacer. Un equipo se define por i) dónde se coloca cuando no tiene la pelota (bloque alto, bloque medio o bloque bajo) y si prioriza el robo (defensa activa) o el espacio (defensa pasiva); y ii) cuál es su plan ofensivo (elaboración y posesión o juego directo). Cuando los hammers han intentado presionar en campo contrario (especialmente actuando como local), los rivales han sorteado con relativa facilidad su presión, consiguiendo filtrar balones a la espalda de su línea defensiva, que no es la más rápida del mundo. Cuando ha decidido replegar cerca de Hart, a poco que el rival circulase la pelota o con un simple centro al área le han generado ocasiones. Ni siquiera con 5 defensas y tres medios ha sido consistente. Le han hecho goles con relativa facilidad, lo cual les ha hecho ir siempre a remolque en los partidos. Y eso a pesar de las buenas actuaciones de Hart. A nivel ofensivo, cada vez que ha intentado iniciar desde atrás ha sufrido pérdidas con el equipo abierto que se han traducido en goles u ocasiones. Solo cuando ha simplificado su juego con envíos largos hacia Carroll para que baje balones y ponga de cara a la segunda línea han logrado acercar la pelota al marco rival y generar peligro.

Todo apunta a que será David Moyes quien se haga cargo del equipo hasta el final de temporada. También se ha especulado con Alan Pardew y Roberto Mancini, pero el ex del Everton es el principal favorito para tomar las riendas del West Ham. El escocés de 54 años, pese a sus grandes números al frente del Everton, acumula tres fracasos en 3 últimos equipos a los que ha dirigido. El Manchester United y todo lo que le rodea pareció venirle grande, en España no aprendió el idioma, en ningún momento entendió a qué se jugaba allí ni se adaptó a las características de sus jugadores. Y en Sunderland… el equipo ya parecía descendido desde la primera vuelta. Si finalmente él es el elegido para reemplazar a Bilic, ¿a quién creéis que se parecerá más su West Ham: a su Everton o a su Sunderland?