El dinero empieza a dar sus frutos en Manchester

El 3 de julio de 2016 Pep Guardiola tomó posesión de su cargo de entrenador del Manchester City. El técnico catalán puso fin a su etapa en Múnich con 3 ligas y 2 copas de Alemania para embarcarse en el siguiente gran reto de su carrera: triunfar en la Premier.

Para configurar la plantilla de cara a su primera temporada en el Etihad se propuso reforzar todas las líneas de juego. Llegaron así a Manchester el portero Claudio Bravo, el central John Stones, los centrocampistas Ilkay Gündogan, Leroy Sané y Oleksandar Zinchenko y los delanteros Nolito y Marlos Moreno. El gasto total del mercado veraniego ascendió a 178 millones de euros a los que se añadirían los 32 pagados por el fenomenal delantero brasileño Gabriel Jesús en el mercado invernal.

La primera temporada de Guardiola al frente del equipo comenzó bien, con 10 victorias en los 10 primeros partidos disputados, pero según avanzaba el año futbolístico el equipo era cada vez más irregular, finalizando la primera vuelta como 5º clasificado. En la Champions las cosas no fueron nada bien ya que el Mónaco, equipo revelación de esa temporada, eliminó a los citizens en octavos, algo insólito para Guardiola, quien siempre había alcanzado con sus equipos al menos las semifinales en la competición continental. Finalmente el equipo terminó la liga en tercera posición y sin ningún título para añadir a sus vitrinas pese a la inversión total de 210 millones de euros.

En las oficinas del club no saltó ninguna alarma ni hubo ningún atisbo de duda. Guardiola era el hombre indicado y confiaban en él. Tras la primera temporada de adaptación, el entrenador tenía muy claro otra vez que líneas debía reforzar y acudió al mercado para ello. Aterrizaron así en Manchester el portero Ederson Moraes, los defensas Mendy, Walker, Danilo y Aymeric Laporte ( en el mercado de invierno)  y Bernardo Silva para dotar de aún más calidad a la espléndida nómina de mediapuntas del equipo. Otra vez una alta inversión ( aproximadamente 295 millones de euros) pero que esta vez está dando sus frutos.

Y es que el equipo de Guardiola ha dominado la Premier con puño de hierro hasta el momento, siendo en estos momentos líder destacado con 13 puntos de ventaja ( y un partido menos) que el segundo clasificado. Tienen también encarrilada su eliminatoria de Champions tras vencer por 0-4 en el campo del Basilea.

Y además, este pasado domingo llegó el primer título de Pep con el City, la Copa de la Liga ganada al Arsenal por 0-3. Los pupilos de Wenger sufrieron en sus carnes un baño futbolístico en toda regla, tónica habitual en los partidos del City este año.

500 millones de euros gastados en fichajes comienzan a fructificar. Llaman sobre todo la atención las cantidades pagadas por defensas, dando lugar a la ya famosa frase de José Mourinho:

El Manchester City compra defensas al precio de delanteros

Sea como fuere, parece que esta temporada la inversión económica se va a traducir en títulos para los sky blue. El buen rendimiento de los fichajes sumado a la maestría de Guardiola para dirigirlos han dado como resultado un equipo realmente sólido ( al contrario que la temporada pasada) que domina los partidos y va ejecutando  rivales sin compasión ( excepto al Wigan).

Queda por ver el rendimiento que serán capaces de dar ante los colosos europeos cuando lleguen las rondas decisivas de Champions, pero para aquel entonces igual ya son matemáticamente campeones de la Premier y se pueden centrar en la competición europea.

Este es el nuevo panorama del fútbol europeo a día de hoy. Equipos como el City pueden, literalmente, fichar a todos los jugadores que necesiten a casi cualquier precio para conseguir llevarse los títulos. Pero mientras sigan jugando al fútbol como lo hacen, por mí que sigan fichando.