Dos finales en una: Chelsea-Manchester City de Carabao Cup

Hoy se decide en Wembley el primer título de la temporada. Se trata de la Carabao Cup, Copa de la Liga, una competición que cada año tiene menos sentido dentro del calendario de los clubes de Premier League, pero que permite a los equipos darse alguna que otra alegría. Y es así precisamente como llega el Chelsea a esta final. Sentenciado en la lucha por la Premier desde hace tiempo, ahora los londinenses viven pensando en si jugarán Champions el año que viene o no. Son sextos en liga por detrás del Arsenal, del Arsenal…

Esta Final puede ser un cambio de dinámica para el conjunto de Maurizio Sarri, que en sus dos últimos partidos fuera de Stamford Bridge (hoy se juega en Wembley), ha perdido 4-0 frente al Bournemouth y 6-0 en el Etihad ante su rival de hoy. El Manchester City apabulló al Chelsea en la jornada de Premier de hace tan solo dos semanas y en el minuto 25 de partido los de Guardiola ya ganaban 4-0. El partido de hoy se espera más igualado, equilibrado, competido. Y no necesariamente porque el Chelsea haya cambiado algo desde ese 10 de febrero en el Etihad, sino porque dentro de esta Final de Carabao Cup que puede parecer no tan interesante o importante de cara a la temporada, se juega otra que sí lo es. El Chelsea juega una Final contra el Manchester City y otra consigo mismo.

Una Final interna que tiene a Maurizio Sarri como actor principal y que no puede cometer más fallos de guion si quiere seguir siendo entrenador del Chelsea la próxima temporada. No puede permitirse el técnico italiano otro tropiezo como el liguero o como el copero, en FA Cup la semana pasada, ante el Manchester United. cuando Stamford Bridge llegó incluso a silbar a los suyos en la victoria por 0-2 de los de Ole Gunnar Solskjaer. Con todo esto, los ánimos están caldeados en la zona azul de Londres, más aún tras la sanción de FIFA que prohíbe al club fichar hasta verano de 2020 por la incorporación irregular de menores como Bertrand Traoré (ahora en el Lyon).

Si juntas todos los problemas que tiene el Chelsea, esta final de una competición poco apreciada se vuelve clave para el futuro del club. Kanté, Hazard o más de media plantilla del Chelsea que tiene ofertas de otros gigantes europeos, no pueden permitirse otros 90 minutos de ridículo espantoso como sucedió en el Etihad. No pueden permitirse no estar en Champions la temporada que viene. Hoy tienen que competir. Al menos competir. Porque hay mucho en juego… Y dos finales en una. Una contra el peor rival posible, la otra contra el Manchester City.